Bienvenidos Urbanidad

Es un placer para mi y para nuestra institución poder brindarles a los padres de familia y estudiantes este útil y nuevo espacio de intercomunicación, mediante el cual pretendemos acercarnos aun mas a los modelos de educación alrededor del mundo, y así lograr que nuestros estudiantes y nuestra calidad de educación sea cada día mejor. De igual manera, es importante resaltar, que este espacio esta diseñado y pensado para ser una vía de comunicación entre padres y docentes, ya que se hace imprescindible que los padres se vinculen de una manera más directa a los procesos de aprendizaje de sus hijos. Esperamos que esta sea una forma más agradable de informarse acerca de la educación de sus hijos y mantenerse al tanto de las actividades, horarios de atención y demás información de vital importancia tanto como para ustedes como para nosotros. Esp. Cielo Rocío Montealegre

martes, 29 de mayo de 2007

NORMAS GENERALES DE URBANIDAD


La urbanidad no se limita estrictamente a enseñarnos las consideraciones que debemos guardar a los demás en las situaciones y casos que nos plantea la vida en sociedad, sino que una vez adquiridos estos hábitos, harán que nos sintamos más seguros de nosotros mismos y conformes con nuestra personalidad, al darnos cuenta de que nuestra persona despierta en los demás, confianza, simpatía y aprecio. Siendo en nuestros días, una baza importante a la hora de encontrar un puesto de trabajo, pues de todos en sabido que la primera impresión que se recibe de una persona, es esencial a la hora de confiarle responsabilidad, amistad o promoción, y si con el paso del tiempo esta primera impresión se confirma, no hay duda de que nos ahorrará muchos problemas con otras personas, laborales, de salud, etc.,
* No nos tomaremos nunca confianza de ninguna clase con quien se conoce de poco tiempo, por más que su trato afable y campechano nos autorice para ello.
* El tiempo es el que nos dará a conocer el carácter y las costumbres de los demás y por lo tanto el grado de intimidad o compatibilidad que debemos tener con otras personas.
* Nunca hablaremos de los vicios o defectos naturales de los demás o nuestros, si supiéramos había escuchando que se pudiera ofender con nuestras palabras.
* Cuando una persona elogie a otra o a alguna de sus propiedades, procuraremos no contradecirla, aunque nuestra opinión se contraria, solo en casos excepcionales pondremos en conocimiento de unos padres, las faltas de su hijo, o a un tutor las de su pupilo, etc.
* No perderemos el tiempo en discutir cosas, de cuyo resultado no obtengamos un beneficio moral, cultural o económico, discutir por discutir es de necios.
* Si fuésemos saludados por una persona por error, le devolveremos el saludo con amabilidad, sacándole de confusión con delicadeza y sin avergonzarla.
* Nunca preguntaremos a nadie por sus enemigos o enemistades.
* En una conversación no elogiaremos a una persona en exceso delante de otra de su misma profesión.
* Si por parentesco o amistad el trato con un superior gerarquico o laboral fuera fluido o de tuteo, en presencia de otros superiores o inferiores el trato será de usted.
* Si un superior laboral o gerarquico, nos dispensase de darle por deferencia, el tratamiento deb
ido, podemos omitirlo en nuestras conversaciones privadas, pero nunca delante de extraños.
* En general el trato confidencial con otras personas será restringido en presencia de otras a quien ni ellas ni nosotros podamos tratar de la misma manera.
* En los juegos sociales en los que intervengamos, nunca demostraremos nuestro disgusto si perdemos, ni excesiva alegría si ganamos, cuidando de no herir el amor propio de los demás.
* Por mucha confianza que tengamos en una casa ajena, no diremos ni haremos nada que pueda desagradar, incomodar, molestar o ruborear a quien nos escuche o vea.
* La dignidad y delicadeza deben de estar presentes en todos nuestros actos, en todos los lugares y ocasiones, con mayor razón cuando hay delante quien pueda juzgarlos y apreciarlos.
* No deberemos entrar en lugares en donde se esté trabajando (talleres, oficinas, etc.,) a distraer o interrumpir a los que trabajan, y cuando vayamos a realizar una gestión, no permaneceremos allí, mas tiempo del preciso.
* Para entrar en cualquier despacho, llamaremos con delicadeza a la puerta si estuviera cerrada y solicitaremos el correspondiente permiso de quien lo ocupa.
* Procuraremos concertar siempre nuestra intención de cita o visita con tiempo de antelación, con el fin de no importunar.
* Cuando en una casa o habitación, halla objetos de valor, procuraremos no fijar la vista en ellos, ni aproximarnos demasiado.
* No permitiremos que un superior, anciano, señora, etc., se levante en nuestra presencia para tomar una silla, cerrar o abrir una ventana,coger un objeto caído, o cualquier otra acción que cause molestia. *Cuando una persona esté leyendo, no debemos colocarnos cerca para leer el papel o libro que tiene en sus manos o mesa.
* Cuando nos nombremos en alguna conversación, nos contaremos los últimos. (Don José y yo).
* Cuando estando sentados se nos acerque un superior a hablarnos nos podremos en pie, permaneciendo así, hasta que se retire o se siente el y nos indique que también podemos hacerlo.
* Poner un pie sobre la rodilla opuesta y tener las piernas cruzadas, son actos admisibles entre personas que se tratan con íntima confianza.
* Al subir o bajar una escalera deberemos ceder el balaustre a las personas mayores, ancianos, señoras, etc., si no existiera o habiendo de los dos lados se cederá la derecha. 2.- Toda imprudencia o inconveniencia que cometamos, es un arma que se volverá en nuestra contra.

un servicio ofrecido por Hispavista.com

Urbanidad

Urbanidad